Discos a Destiempo: Del Synthwave al Vaporwave_Part 1


Hace un par de años fui a un concierto de Nightcrawler en una de las salas, digamos de mayor relevancia, de Valencia. Yo entonces estaba con todo el hype del Synthwave y tenía tremendas ganas de ver y escuchar a este artista, uno de los pocos exponentes de este estilo en España. El concierto fue un desastre por parte de la organización del garito, pero yo ya me había declarado fan de este proyecto. Hace unos días Nightcrawler sacó su último álbum INVASION, otro gran trabajo auto editado desde el primer beat hasta el último bite. Es un disco de Dark Synthwave ortodoxo, duro, con un sonido limpio y por eso doloroso. Es claramente la banda sonora de cualquier película que tenga este pavo en su cabeza. Una película de terror clásico, que mezcle lo psicológico con alguna víscera de látex; de tema pseudo religioso-demoníaco o  también podría ser con cyborgs y naves espaciales roñosas. Bien oscuro todo, torturado, donde sus protagonistas lanzan miradas de pánico hacia una maldad tan horrible que queda fuera de pantalla. No es un disco para principiantes.


Si tuviera que iniciar alguien para que disfrutara plenamente del Synthwave no le recomendaría este álbum.



El Synthwave o Retrowave es puramente un producto de nuestro tiempo, un estilo entre milenios que lanza las referencias musicales, estéticas y visuales de finales de siglo al siglo siguiente. Está específicamente basado en la música electrónica, los videojuegos, las películas de terror y fantasía más la estética visual del neón de los años 80. Tiene cantidad de registros que van desde lo más pasteloso y dulce hasta lo más oscuro, siniestro y violento. El ejemplo audiovisual más completo hasta la fecha de todo esto podría ser Kung Fury (2015). Si ves esta película y te gusta lo más mínimo, ya eres une de los nuestros. Sí, vale, también puedes ver Stranger Things y hacerte una idea más mainstream.



Mi iniciación al Synthwave llegó de la mano del Grand Theft Auto, el 5, para ser concretas. Lanzaron este juego en 2013. Yo estaba viviendo en Barcelona entonces y mi compañera de piso tenía una viciada espectacular.  Para quien no tenga ni idea de qué va lo importante aquí es que el coche que conduces tiene una radio que puedes escuchar mientras recorres la ciudad. Es una gran producción que implica muchísima visibilidad así que en las emisoras de esta radio se pueden encontrar selecciones de grandes djs, locutores de radio reales o músicos y tienen mucha calidad en cualquier género. El juego no mucho, pero esto sí que me interesa bastante así que de vez en cuando asomaba la cabeza a las partidas de mi compañera. Por la Gracia de Google, que nos ilumina, conduce y corrige, Youtube me sugirió entonces un video llamado Night Ride FM que contiene imágenes similares o sacadas directamente del juego, con la misma tipo y que parecía claramente parte de él, pero luego no. Resulta que esta emisora, supuestamente seleccionada por Kavinsky, nunca llegó a formar parte del GTA V sino que fue una jugada comercial de este señor para promocionar el disco que lanzaría poco más tarde. Pero son rumores digitales, oiga.



Los temas que contiene este youtube, seleccionados por un pavo cualquiera, sucede que son la crema del Synthwave esta la fecha, 2014: Kavinsky por supuesto; Lazerhawk, Miami Nights 1984, Tesla Boy, Com Truise, Futurecop, entre otres. Mi interés crecía cuantos más discos escuchaba: FM 84, Perturbator, Timecop 1983, Carpenter Brut, Dynatron, el Crystal City de Robert Parker, las infinitas compilaciones en Youtube hechas por aficionades y profesionales, el interminable canal del sello New Retro Wave. No se escuchaba otra cosa en mi casa, en mi estudio, en mis auriculares. Me doy cuenta de que esta música me hace cosquillas en el cerebro como un ASMR, me ayuda a concentrarme cuando trabajo, a descansar cuando no quiero pensar en nada, puedo bailarla, puedo casi hasta controlar mis estados de ánimo a través de estos discos. Yo, que soy enemiga de la nostalgia y el remember como motor para vender o hacer cosas estaba hasta las patas en un universo que glorifica una estética y actitud de una época que ciertamente en mi caso coincide con esa etapa vital en la que todo te parece glorioso. No tengo excusas, pero al menos no es tan grave como alimentar a toda esa corriente de bandas tributo que aportan cero a la cultura. La creatividad es importante, amigues, y les nuevos creadores de Retrowave, aun con el mismo estilo, van sorprenderte en cada disco, en cada sesión.

Hasta acá todo bien. El verdadero problema vino cuando las compilaciones aleatorias de Synthwave que escuchaba compulsivamente todo el día vinieron mezcladas con cortes de futurefunk, chill wave, citypop, y VAPORWAVE. (Continúa en part 2)




0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Fanzineología © 2013 - 2019